FRAUDE EN EL OUTPLACEMENT

November 9, 2017

 

Todos sabemos lo difícil que es conseguir empleo en México. Ver cómo pasa un mes, otro y otro más sin tener un ingreso estable, que garantice al  menos los gastos más elementales de la familia, es una de las más angustiantes circunstancias que se viven en la vida adulta.

 

               La falta de un empleo afecta la economía familiar pero también la seguridad personal, la autoestima, el prestigio que se tiene de sí mismo. Es terrible sentirse inútil, desvinculado de la vida productiva, incapaz de resolver las necesidades económicas que surgen en el día con día, necesidades que demanda el estilo de vida actual por muy austero que éste sea.  La incertidumbre quema por dentro, esa incapacidad para proteger a la familia que se ha construido con tanto amor, esfuerzo y sacrificio, carcome el alma.

 

               Ante este dolor y esta angustia, surgen algunos negocios que ofrecen una "solución" ante el desempleo. Unos se han hecho llamar job hunter, job hunting o cazadores de empleo, otros, outplacement o servicios de vinculación laboral. Esta acción es la parte contraria a la de los llamados head hunter o cazadores de empleo, que han existido desde hace décadas. Los primeros ofrecen conseguir un trabajo para quienes lo necesitan, como si fuese posible que alguien tenga en su poder todos los puestos que la gente requiere o la influencia suficiente para hacer que en esos puestos se contrate a quién ellos designen. Los segundos, consiguen talento, esto es, candidatos, para ocupar los puestos que sí están vacantes en las empresas y que se abren al público para que alguien los desempeñe. 

 

               El problema está en que en los negocios de job hunter o outplacement -antes prohibidos por la ley en México- han surgido mafias que están haciéndose millonarios a costa de la necesidad y el miedo de los desempleados. No es un caso ni dos los que se han presentado, de viva voz he conocido a un gran número de personas afectadas por esta nueva modalidad de estafa y es que algunas de estas empresas buscadoras de empleo representan una red organizada.

 

               El modo de operar de estos negocios es el siguiente: por un lado está un grupo de "reclutadores" que publica en las redes sociales vacantes falsas, en las que se ofrece un muy alto nivel de sueldo con el fin de atraer currículos de candidatos que hayan ocupado puestos de nivel gerencia o superior. Después, otros se encargan de contactarlos y ofrecerles pertenecer a un selecto grupo de ejecutivos que serán contratados -según prometen-  en grandes corporaciones, esto a cambio de pagar una membrecía que puede llegar a precios de 20, 30 y hasta 50 mil pesos, tan solo por "pertenecer". Si esto se lograra, es decir, si sí les consiguen empleo, además deberán pagar el 25% de su sueldo durante al menos 5 meses de trabajo. Sin embargo, cómo ellos no cuentan con los empleos que ofrecen, se ponen en contacto  con reclutadores o cazadores de talento (head hunters) que están publicando vacantes reales, para ofrecerles los currículos de sus miembros y, en el caso de que alguno quede contratado en sus vacantes, les pagarían el 25% de comisión sobre el sueldo que éste fuera a percibir. De tal forma que si este método de contratación proliferara, el trabajo no lo tendría aquel que fuese más competente o que más se acerque al perfil del puesto, sino ese otro que tenga los recursos para pagar y formar parte del catálogo de esta mafia

 

               Por otro lado, aquel que no consigue el trabajo prometido aun habiendo pagado su cuota de membrecía y decide reclamar o denunciar la falta de cumplimiento, es amenazado, incluso abiertamente en las redes sociales, con desprestigiarlo y hacer una mala imagen de su reputación y de su historia laboral. Algo que además se cumple, ya que estas empresas usan directorios de miles y miles de empresas del país, a las que le circulan comentarios negativos o historias de terror sobre quien se atrevió a desafiarlos.    

               México es caldo de cultivo para los estafadores ya que los funcionarios públicos están muy ocupados en sus intereses personales y muy poco en la seguridad de sus gobernados. Por eso debemos cuidarnos solos y por más desesperados que nos encontremos por no tener empleo, se  debe tener cuidado de no meterse en un problema peor al que ya se encuentra, por eso es fundamental no creer todo lo que se publica en las redes, buscar recomendaciones e indagar sobre los antecedentes y el prestigio de las empresas que ofrecen este tipo de "soluciones".

 

grios@assesor.com.mx

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

December 1, 2019

July 28, 2019

June 25, 2019

June 25, 2019

June 25, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2017  ASSÉSOR®   Asesoría y Sistemas para la Optimización de Recursos.
Todos los Derechos Reservados.

  • LinkedIn - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle