Confesiones de un empleado

November 7, 2017

 

 

Otra vez Facebook ha sido protagonista entre los motivos de despido de un empleado. Quizá porque los seres humanos han dejado de confesar sus pecados ante un sacerdote; tal vez porque la crisis no ha permitido a muchos asistir a desahogar sus penas ante un terapeuta, es que la comunidad está usando a las redes sociales para compartir sus insatisfacciones y problemas.

 

Un maestro de una escuela privada publicó un texto en inglés que decía: “Mierda, en mal lugar viene a caer este año”. Lo hizo por inconsciente, negligente o tan sólo para desafiar el peligro. Lo cierto es que sus alumnos lo leyeron y pronto llegó a oídos del Director. ¡Voila! a empacar sus cosas porque de un día para otro, dejó de “enseñar” en esa institución.

 

No es la primera vez y no será la última. Cada día son más los empleados que con desfachatez y un par de dedos de frente, publican pestes de su lugar de trabajo, de sus compañeros, de las funciones que deben realizar. Otros, creyéndose muy listos, no mencionan nombres de jefes o colegas o, los cambian por otros tratando de despistar o confundir a alguien, cuando en realidad, a los únicos que hacen tontos, es a ellos mismos.

Lo triste es que estas mismas personas son la que al interior de las organizaciones juegan un doble papel. Se visten del rol de amables, simpáticos y hasta de buenos compañeros para después derramar hostilidad indirecta, velada y a la menor provocación, encuentran la oportunidad para desprestigiar, burlarse o hablar mal de los que les Otra vez Facebook ha sido protagonista entre los motivos de despido de un empleado. Quizá porque los seres humanos han dejado de confesar sus pecados ante un sacerdote; tal vez porque la crisis no ha permito a muchos asistir a desahogar sus penas ante un terapeuta, es que la comunidad está usando a las redes sociales para compartir sus insatisfacciones y problemas.Hace un par de semanas un maestro de una escuela privada publicó un texto en inglés que decía: “Mierda, en mal lugar viene a caer este año”. Lo hizo por inconsciente, negligente o tan sólo para desafiar el peligro. Lo cierto es que sus alumnos lo leyeron y pronto llegó a oídos del Director. ¡Voila! a empacar sus cosas porque de un día para otro, dejó de “enseñar” en esa institución.No es la primera vez y no será la última. Cada día son más los empleados que con desfachatez y un par de dedos de frente, publican pestes de su lugar de trabajo, de sus compañeros, de las funciones que deben realizar. Otros, creyéndose muy listos, no mencionan nombres de jefes o colegas o, los cambian por otros tratando de despistar o confundir a alguien, cuando en realidad, a los únicos que hacen tontos, es a ellos mismos.Lo triste es que estas mismas personas son la que al interior de las organizaciones juegan un doble papel. Se visten del rol de amables, simpáticos y hasta de buenos compañeros para después derramar hostilidad indirecta, velada y a la menor provocación, encuentran la oportunidad para desprestigiar, burlarse o hablar mal de los que les rodean.Esto por supuesto afecta el ambiente laboral de las organizaciones y sin duda, disminuye la productividad del equipo, afectando las metas de la empresa. Después se preguntan por qué no se sienten a gusto en su lugar de trabajo, por qué no les incrementan su sueldo o no los ascienden de puesto. Irónico, ¿verdad?Estas actitudes también forman parte de la violencia que padecemos y si verdaderamente queremos un mundo mejor, deberíamos empezar por cambiar nosotros mismos.

 

Estas actitudes también forman parte de la violencia que padecemos y si verdaderamente queremos un mundo mejor, deberíamos empezar por cambiar nosotros mismos. Recuerde que aún en la soledad de su cuarto, cuando escribe en Facebook sus textos serán leídos por cientos de conocidos de usted y de sus condiciones de vida y trabajo.

¡Cuidado!

 

grios@assesor.com.mx

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

July 28, 2019

June 25, 2019

June 25, 2019

June 25, 2019

June 25, 2019

Please reload

Archivo