Posgrados ¿para qué?



Los padres se han esforzado durante su vida laboral para poder ahorrar el dinero necesario para cubrir los exorbitantes gastos que implican inscribir a sus hijos en la universidad. Sin embargo, una carrera profesional ya no es todo lo que se requiere para conseguir un “buen” trabajo. Ahora son necesarios los posgrados. Bien sean cursos, diplomados, certificaciones, maestrías, doctorados.


Las universidades empezaron hace varias décadas a promover estudios de actualización llamados de educación continua. Lo cierto es que la vida ha cambiando drásticamente comparada con la que se tuvo hace 20 o 40 años y por lo mismo, estudiar más allá de la carrera profesional se vuelve imprescindible.


Los conocimientos de medicina han evolucionados de manera vertiginosa. Las aleaciones, su resistencia y los materiales que se usan para construir puentes o edificios se han transformado. La contabilidad podrá seguir haciéndose igual pero los análisis que se hagan con la información que arroja, permite que algunas empresas sobrevivan en el mercado laboral. Entender los gustos de los consumidores, comprender si la genética influye en sus decisiones, es algo que ahora podemos averiguar en los nuevos estudios de mercadotecnia. La ergonomía para el diseño industrial ha jugado un papel importante en la creación de los nuevos objetos. La ecología se ha permeado en todas las disciplinas intentando proteger el medio ambiente. Y lo mismo ha sucedido en distintas ramas de las ciencias y las artes. En definitiva nuestro mundo y la forma en que pensamos, no es igual hoy que como fue en el pasado.


Sólo por eso, debemos aceptar que se requieren estudios posteriores a la carrera profesional. Si ha pasado un plazo de 10 años o más después de haber terminado los últimos estudios sin cursar un posgrado, esto hablaría del escaso interés en seguir actualizado, en desear crecer y superarse profesionalmente.


Una especialidad, como un diplomado o una certificación, permite profundizar en un conocimiento específico. La maestría, en cambio, proporciona una formación académica que requiere habilidades analíticas que incitan al desarrollo de un criterio propio y de argumentaciones sólidas sobre el o los temas de estudio. El doctorado impulsa a que la persona se desarrolle en el campo de la investigación para crear ciencia, así como generar nuevos puntos de vista y aportaciones teóricas o prácticas sobre un tema determinado.


Lo ideal es avanzar de un escalón al otro, en lugar ciclarse llenando el currículo con docenas de cursos y diplomados que si bien podrían ser valiosos, no otorgan un nivel superior en el rango académico del estudiante. Algo que resulta valioso para las empresas.


Estudiar un posgrado no necesariamente hará que las empresas paguen un sueldo más alto al candidato que lo posee, pero sí puede hacer que lo seleccionen cuando éste concurse a una posición. Y eso ya es ganancia en un mundo en que compiten más de 100 personas para cada vacante disponible.


Así que, ya sea por convencimiento propio o por conveniencia, la mejor decisión es mantenerse actualizado obteniendo siempre un aval oficial en cada uno de los estudios realizados.

graciela.rios@publimetro.com.mx

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2017  ASSÉSOR®   Asesoría y Sistemas para la Optimización de Recursos.
Todos los Derechos Reservados.

  • LinkedIn - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle