TOCANDO PUERTAS

September 13, 2017

 

 

Cuatro de cada 10 personas que buscan empleo no lo encuentran, señaló El Norte el pasado mes de mayo (2008). Sería interesante saber cuántos de esos que lo persiguen, realmente desearían tenerlo.

 

Ciertamente en la última década y contrario a las optimistas declaraciones de los políticos, la baja en la oferta laboral en México ha sido alarmante.

 

Basta sumar el desempleo abierto, con el empleo informal más la migración acumulada (sobre todo la que se desplaza a Estados Unidos), para darse cuenta que el porcentaje de los que no están ocupados en el sector formal, es, según cifras oficiales, por arriba del 35 por ciento.

 

Sin embargo, sería importante reevaluar el método de búsqueda que muchos utilizan para conseguir un trabajo y que, en gran parte de los casos, está impidiéndoles conseguir una alternativa laboral.

 

Nunca antes en la historia de la  humanidad había sido tan fácil conocer las oportunidades de empleo existentes no solamente en el mercado local o nacional. Contar con una computadora y acceso a internet es suficiente para tener frente a los ojos a cientos de posibilidades en todas partes del mundo.

 

No obstante, quizá debido a la falta de una cultura que indique cómo conseguir trabajo, la mayoría de los postulantes a un puesto o no debieron haberlo solicitado o lo hicieron de una forma inadecuada.

 

Hace poco más de dos décadas cuando se observaba rotación en un currículo vitae ésta era imputable la mayoría de las veces, al empleado. Las empresas buscaban personal para toda la vida. Con el tiempo esto cambió. Muchas organizaciones se vieron en la necesidad de adelgazar sus estructuras, de fusionarse, actualizar su personal o incluso, de cerrar sus puertas.

 

En tiempos actuales, cuando observamos rotación, gran parte de ésta es atribuible a los empleadores.

 

Quizá por esto ahora se ha creado una inquietud por la movilidad que provoca intentar una búsqueda de opciones laborales aún cuando se cuente con un buen empleo.

 

En unas cuantas horas aplican cientos y cientos de personas a vacantes que no deberían hacerlo. Esto implica una enorme cantidad de tiempo que los reclutadores deben destinar a la lectura de información de candidatos que después, al solicitarles una entrevista, ni siquiera se presentarán a la cita.

 

Por eso, la primera pregunta que debe hacerse alguien es ¿realmente deseo un nuevo trabajo?

En el otro lado, la desesperación de no tener empleo lleva muchos a inscribirse en cuanta oferta laboral aparece cumplan o no con los requisitos solicitados. Mandan su información con títulos de mensaje que dicen: “desesperado”, “me urge”, “necesito ayuda”. Avisos que en lugar de atraer al empleador lo alejan y con él, la posibilidad de apropiarse del trabajo.

 

También están quienes no le brindan importancia a la imagen que ofrecen. Mandan su información sin actualizar, con omisiones o datos incorrectos que impiden su localización.

 

Otros eligen la foto que se tomaron en el último antro, en la playa, en la fiesta de alguno de sus cuates, en poses de conquista que no son apropiadas para el ámbito empresarial o la de su graduación con más de 15 años de antigüedad.

 

Peor resultan los que dejan correr todo el proceso de selección, permitiendo que se gaste dinero en ellos, para que al final, revelen lo que tenían decidido desde el inicio: no moverse de donde se  encuentran.

 

Cuántos son los que usan una posible oportunidad laboral tan sólo para ver si están bien pagados o si en donde están, les subirán el sueldo para retenerlos.

 

Buscar trabajo es un trabajo y como tal, debe dedicársele atención, profesionalismo, calidad, entrega.  Debe dejar de ser una acción fortuita y cuidarse los detalles para desempeñarse en cada fase del proceso con corrección.

 

Dejar a la casualidad nuestro futuro laboral, no puede ser ya una opción en un mundo competitivo como el nuestro.

grios@assesor.com.mx

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

December 1, 2019

July 28, 2019

June 25, 2019

June 25, 2019

June 25, 2019

Please reload

Archivo